Archivo | Paro RSS feed for this section

171 . El modelo de bienestar se ha mantenido

10 May

Será el bienestar de los miembros del PP que cobran corruptelas, sobresueldos o múltiples ingresos

162 . Niega los datos y dice que este año no ha habido destrucción de empleo (2013)

27 Nov

En los últimos 12 meses se han perdido 500.000 puestos de trabajo y en este año 134.000

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sorprendido este miércoles en el Congreso al afirmar, en contra de las estadísticas oficiales y de los datos de su propio Gobierno, que este año no ha habido destrucción de empleo en España y ha atribuido ese supuesto éxito a la reforma laboral. Las cifras, sin embargo, no le acompañan. En los últimos 12 meses se han perdido 497.100 empleos, según las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica el Instituto Nacional de Estadística y en lo que va de 2013, según la misma fuente, se han perdido 133.900 empleos, pese a que en este caso se estaría comparando un trimestre estacionalmente fuerte para el empleo, como es el tercero, con uno más débil, como es el cuarto.

La afirmación de Rajoy, que niega la evidencia estadística, se ha producido durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados ante una pregunta de Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE. “Con ustedes se despedía a la gente y, por eso, tras cuatro años el paro aumentó en 3,4 millones de personas”, le ha dicho el líder del PSOE. Frente a eso, Rajoy ha asegurado que sus políticas permiten que las empresas se enfrenten a la caída de la demanda “de forma distinta”, con repartos de jornada, reducciones de horario, moderación salarial y movilidad funcional. “Se prioriza el empleo, y por eso este año no se ha producido destrucción de empleo en España a pesar de la recesión”, ha afirmado.

Rajoy ha obviado que en realidad el tercer trimestre ya no ha sido de recesión y en él se ha recuperado algo la ocupación. La destrucción de empleo es más intensa si lo que se analizan son solo los trimestres de contracción económica.

Según las cifras de la EPA, el número de ocupados en el tercer trimestre del año fue de 16.823.200 personas, la cifra más baja para un tercer trimestre desde el año 2002. Desde que se aprobó la reforma laboral que abarataba y facilitaba el despido en el primer trimestre de 2012, se han perdido en España 1,58 millones de empleos si se incluyen los perdidos en ese trimestre (en parte del cual la reforma aún no estaba en vigor) y 1,33 millones si se excluyen.

Los datos de la Seguridad Social apuntan en la misma dirección. La afiliación media se situó en el mes de noviembre en 16.360.372 personas. Eso supone un descenso de 376.355 afiliados en un año y de 82.309 personas en lo que va de año.

Rajoy ha hablado claramente de destrucción de empleo. A efectos dialécticos, podría haber recurrido sin mentir a la mejora del paro en lo que va de año. El desempleo ha descendido, según la EPA, en unas 60.000 personas en el tercer trimestre de este año en comparación con el cuarto de 2012 (aunque también ha crecido en el último año completo). Esa bajada del paro, sin embargo, no se ha debido a la creación de empleo sino a la disminución de la población activa por la salida de emigrantes y por el abandono del mercado laboral de otras personas.

161 . Dos años desmintiéndose a sí mismo

20 Nov
SEGUNDO ANIVERSARIO DE LA VICTORIA ELECTORAL DE RAJOY.
Las mentiras más destacadas

El Gobierno asegura que ahora empezará a cumplir con una bajada de impuestos

Tal día como hoy, hace dos años, Mariano Rajoy respiraba tranquilo.Había logrado el mejor resultado de la historia del PP, una aplastante mayoría absoluta. Y lo había hecho con un discurso que, visto dos años después, provocaría cierto sonrojo incluso al propio Rajoy. “No daré dinero público para ayudar a los bancos”. “Garantizaré siempre el poder adquisitivo de las pensiones, cumpliré la ley de 1998”. “No vamos a reducir las prestaciones por desempleo”. “No subiré los impuestos, los bajaré”. “No habrá copago en sanidad”. “La reforma laboral del PSOE ha abaratado el despido”. “Yo no soy como usted, señor Rubalcaba, lo que no llevo en mi programa no lo haré”. “El PP se compromete a que educación, sanidad y pensiones jamás se verán afectadas por la crisis económica”.

En el Gobierno, dos años después de estas palabras que quedaron como losas sobre la credibilidad de Rajoy —”uno de nuestros problemas es que dijimos e hicimos muchas tonterías en la oposición pensando en David Cameron, que perdió muchos votos por ser demasiado claro en sus planes”, admite un miembro del Ejecutivo—, se ha instalado una sensación de que ahora empieza el partido de verdad.

Después de dos años de flagrantes incumplimientos, desmintiéndose a sí mismo con la mayor subida de impuestos de la democracia y los recortes en sanidad y educación como gran estrella —el Gobierno admite la destrucción de hasta 380.000 empleos públicos, muchos en estos dos sectores—, ahora, aseguran, es cuando van a intentar empezar a cumplir su programa, y confían en que ese mensaje cale antes de las elecciones de 2015.

El Gobierno está preparando ya un año 2014 con un eje central: la gran reforma fiscal que supondrá una importante bajada de impuestos y tratará de conectar de nuevo con su electorado. Otras reformas que se han ido retrasando, como la del aborto, muy polémica pero también pensada para su electorado más fiel, están ya casi listas para ser aprobadas. En esa misma línea, la reforma educativa ya está en marcha.Ante la evidencia de que no tienen mucho balance que ofrecer a los ciudadanos —casi todos los datos económicos clave, salvo la prima de riesgo, están peor que en noviembre de 2011, aunque mejor que en 2012—, Rajoy y los suyos reivindican lo que consideran su gran logro: evitar esa intervención definitiva: “Ese señor que habla poco [por Rajoy] evitó el rescate de España. Decían que no tenía sangre. Pues menos mal”, resumió el lunes Alberto Núñez Feijóo, el presidente de Galicia.

Tan claro es ese intento de volver a empezar que en 2011 Rajoy pedía el voto “para ver la luz al final del túnel” y ese es ahora el lema del Gobierno, como si estos 730 días fueran una pesadilla de la que quieren salir cuanto antes.

Sin embargo, estos dos años que el PP quiere dejar atrás y si es posible incluso olvidar, dejan heridas importantes en la credibilidad del presidente —él ha reconocido varias veces que “la realidad” le obligó a incumplir su palabra—, pero sobre todo en la economía, la sanidad y la educación.

Rajoy prometió, en el único debate electoral de una campaña muy plana, que no daría ayudas a los bancos como había hecho Zapatero. Ya se dan por perdidos hasta 36.000 millones de euros de esas ayudas que él aprobó con Bankia como gran protagonista.

Toda la campaña giró en torno a los recortes de Rajoy, que él siempre negó. “Les propongo que trabajemos juntos para poder preservar la educación, la sanidad, las pensiones”, dijo el entonces candidato mirando fijamente a las cámaras de televisión. En las entrevistas y mítines de esos días, Rajoy insistió en que no habría copago, no se tocaría sanidad y educación y, sobre todo, se cumpliría la ley y se revalorizarían las pensiones todos los años. Los jubilados que suelen llenar los mítines aplaudían con entusiasmo. Rajoy cumplió su promesa de no congelar las pensiones, pero no la de revalorizarlas. No lo hizo en 2012. Ahora ha cambiado la ley para que nunca tengan que revalorizarse con el IPC, algo que tampoco iba en su programa.

Les propongo que trabajemos juntos para poder preservar la educación, la sanidad, las pensiones”

Mariano Rajoy

Además, los pensionistas pasaron a pagar un 10% de los medicamentos. En educación, también fuera del programa se amplió el ratio máximo de alumnos por aula, se promovieron aumentos de tasas universitarias de hasta el 66% y se amplió la jornada de los maestros, lo que provocó que se contratara a muchos menos. También se aprobaron unas tasas judiciales nunca antes anunciadas.

Rajoy prometió la despolitización de todos los organismos. Pero el Poder Judicial sigue cerrándose como siempre entre los partidos. Además, el PP llenó las empresas públicas de personas muy vinculadas a este partido. Incluso lo hizo en organismos reguladores como la CNMV o en el Defensor del Pueblo. Y al frente del Constitucional, un prestigioso jurista pero militante del PP.

Más polémico fue aún el control absoluto de RTVE. Rajoy, después de que el PP criticara la parcialidad de una televisión presidida por una persona que él había pactado con Zapatero, cambió la ley para poder nombrar al presidente de RTVE con su mayoría absoluta. Una de las grandes reformas de Zapatero se esfumó así tal vez para siempre.

Pero sobre todo Rajoy ha incumplido, al menos de momento, su principal promesa y mensaje electoral: no logró bajar el paro. Desde que él llegó, subió en un millón de personas hasta la fatídica cifra de los seis millones,ahora rebajada tras el verano. Esa es la única promesa que aún está a tiempo de cumplir —dejar menos paro del que encontró—, pero pocos en el PP confían en lograrlo antes de las próximas elecciones.

153 . Las cosas aún no están bien, pero están mejor que hace un año

31 Ago

Mentira, porque hay mas parados y la deuda española va creciendo

109. En esta legislatura bajaremos los impuestos y se creará empleo.

12 Jul

Miente porque por otro lado presupuesta previsiones contrarias, como que el paro no bajará Si puede bajará las pensiones. Como el déficit y la deuda total suben tampoco bajará impuestos. También dijo:

CUANDO YO GOBIERNE BAJARÁ EL PARO

(El Pais 17 abr 21012)

107. Hemos hecho previsiones conservadoras con el objetivo de mejorarlas.

12 Jul

Empeorarlas, como el “crecimiento” para 2013 de -0,5 que acabó en -1,3.

verdes

(El Pais 19 May 13)

 

106. Lo que no se puede es engañar a los ciudadanos.

12 Jul

Pues no hace otra cosa. Cada vez que miente engaña a los ciudadanos, y miente mucho. Y miente a quienes le rodean.

papeles

(El pais 1 Jun 13)

 

102. Un valor básico en una sociedad democrática es respetar a los demás.

12 Jul

No se lo aplica a sus decisiones.

99. España volverá pronto por sus fueros.

12 Jul

Esto lo dijo presentando un escuálido presupuesto y míseras acciones para aumentar el pobrísimo empleo juvenil.

97. Ni la imprudencia, ni la impaciencia figuran en mi programa. No vamos a cometer errores por omisión ni errores por impaciencia.

12 Jul

La constante rectificación de leyes y los errores evidentes en decisiones avalan la mentira de Rajoy.