151 . No hay financiación ilegal del PP

14 Ago

Cómo rodear el falso testimonio

Por: Ernesto Ekaizer | 13 ago 2013 El Pais  

    “Toda acción requiere olvido: como la vida de todo ser orgánico requiere no solo luz sino también oscuridad” 

   Sobre la utilidad y los perjuicios de la historia para la vida. Nietzsche, 1874

      En Funes el memorioso, Jorge Luis Borges, muy influído por Nietzsche, sugiere que si hay algo consustancial con el ser humano es el…olvido.

    No la desmemoria como tal. No. En realidad, una de las exquísitas cualidades de la memoria sería precisamente el olvido.

  Viene el cuento, mira por dónde, a cuento de las declaraciones de los ex secretarios generales del Partido Popular Francisco Álvarez-Cascos y Javier Arenas en calidad de testigos ante el juez Pablo Ruz. Otra cosa es el testimonio de Cristóbal Páez, adjunto a Bárcenas primero y gerente entre 2008 y 2010, donde reconoce haber cobrado en negro, como consta en la contabilidad manuscrita.

    A la luz de las preguntas sobre donativos y sobresueldos, ya nadie podrá, como muchos lo hacían hasta ayer mismo, siguiendo consignas y argumentarios, negar la evidencia: que el magistrado de la Audiencia Nacional investiga en la pieza separada de los papeles de Bárcenas un posible delito de doble contabilidad, paralela o B, como se prefiera, una eventual violación de las leyes de financiación de los partidos políticos y un supuesto fraude fiscal.

  De entrada, como en la novela de Agatha Christie, tenemos un negrito más. Cristóbal Páez, que sustituyó a Luis Bárcenas como gerente del PP, ha admitido haber cobrado en negro, tal como se deja constancia en la contabilidad manuscrita de Bárcenas & Lapuerta. Han sido 12.000 euros. Se suma Páez a Jaime Ignacio del Burgo, Eugenio Nasarre, Pío García Escudero y otros.

   Páez hizo trabajos de asesor laboralista para Bárcenas desde fuera del PP. Según explicó, se le pagaban a 30.000 pesetas o 40.000 pesetas el dictamen, entre 1986 y 1996. También en negro. Fue Bárcenas quien le consiguió trabajo en la embajada española en Buenos Aires como agregado laboral. Y quien le hizo venir a Madrid para cubrir el puesto de adjunto al gerente.

    Parece que el sueldo que le pagaban era inferior al que habían pactado. Por eso le compensaron con 12.000 euros. ¿Dónde los cobró? En el despacho de Álvaro Lapuerta, tesorero nacional en 2007 y en 2008, hasta ser sustituído, después del congreso de Valencia, cuando Mariano Rajoy nombró para el puesto a Luis Bárcenas. Este relato es similar, como ya sabemos, al de otros perceptores. Billetes de 500 euros, despacho de Lapuerta. Y en presencia de Bárcenas.

  También admitió que Bárcenas le confió los papeles, según su versión durante un mes, aproximadamente.

   Esta información surge como respuesta de Bárcenas al juez Ruz, quien le pregunta el 15 de julio por las personas que conocían la contabilidad B.

    Bárcenas responde: “Era dinero en efectivo y los pagos se hacían en efectivo, y lógicamente estaba claro que era así, que salvo el tesorero, y entiendo que los secretarios generales del partido, presidentes y yo mismo, nadie tenía conocimiento de esto…”

    ¿Cómo encaja Páez en esto?

    “Y muy al final, concretamente cuando en febrero de 2009 empieza el caso Gürtel, tuvo conocimiento el gerente que me sustituye a mi en el partido, Cristóbal Páez, porque había una cierta preocupación en el partido con la posibilidad de que hubiese un registro en el inicio del procedimiento, y yo, una parte importante de la documentación entre la que está fundamentalmente esa, se la dí al gerente, y él la tuvo en su poder durante cuatro meses, quiero recordar, o algo así, hasta que la volví yo a recuperar en junio o julio de 2009. Yo la recuperé, se la pedí [a Páez] cuando -digamos- se tranquilizó un poco la alarma que había en relación a este tema, le pedí que me devolviese la carpeta”.

    Páez admitió ayer que, en efecto, Bárcenas le entregó la carpeta pero que no puede acreditar que era la contabilidad B porque no la abrió, aunque, dijo, podía tratarse, parcialmente, de unos formatos de Excel. Señaló que no vio la contabilidad manuscrita. Pero explicó que eran hojas sueltas y que también vio facturas de pagos de empresas desconocidas para él. Matizó que no tuvo ese material más de un mes y que se lo devolvió a Bárcenas.

    La aceptación de los pagos por parte de Páez, pues, es un nuevo indicio sobre la veracidad de las anotaciones de Bárcenas.

    Páez reconoció que su relación con Bárcenas es mala. Sobre todo porque el ex tesorero nacional rompió su vínculo con Páez tras acusar a su antiguo adjunto de haber transmitido rumores y malas opiniones en ciertos círculos del PP, cosa que Páez le negaba.

     Las dos declaraciones estrellas del día, según todos los testimonios recogidos, coinciden en dos rasgos: 1) tanto Álvarez- Cascos como Arenas han negado sí, pero echando mano muy frecuentemente a que no recordaban los hechos, a que ya había pasado mucho tiempo y que en todo caso todo lo que habían percibido constaba en sus declaraciones fiscales. Arenas, por su parte, al final negó directamente haber recibido nunca dinero de manos de Bárcenas; 2) que como secretarios generales no controlaban el sistema de donativos ya que ello no entraba en sus funciones y que toda la responsabilidad descansaba en los tesoreros nacionales. Ambos elogiaron profusamente a Álvaro Lapuerta.

    A diferencia de Arenas, Álvarez-Cascos, que era secretario general cuando cae Rosendo Naseiro, asume durante unos dos años las funciones del tesorero nacional Naseiro hasta el nombramiento, a primeros de 1993, de Álvaro Lapuerta. 

     La apelación a la dificultad de recordar llevó, en cierto momento, a Javier Gómez de Liaño, abogado de Luis Bárcenas, a recordarle a Arenas que no habían pasado tantos años y a refrescarle la memoria, como cuando le preguntó si no recordaba que le habían comprado un reloj marca Hamilton o si no tenía un soporte documental de la comida que ambos celebraron  el 14 de diciembre de 2012 en el restaurante Oriza de Sevilla, el mismo día que Bárcenas había hecho una declaración ante notario en Madrid sobre la recepción de donativos en el PP.

   Respecto a la comida, Arenas vaciló, y añadió que el restaurante quedaba junto a la sede del PP en la ciudad. En relación con el reloj, dijo que tenía que consultar en casa con su eposa para ver si disponía de un reloj de la marca Hamilton.

   Arenas admitió haberse reunido con Rajoy, Rosalía Iglesias, esposa de Bárcenas, y el ex tesorero nacional, donde se habló, en abril de 2010, de la sala que podría utilizar Bárcenas después de dejar definitivamente el cargo de tesorero nacional, el chófer y la secretaria de que podría disponer. Pero no recordaba que se hablara del sueldo que en adelante se le pagaría. 

     Con todo, esto supondría  que Bárcenas “estaba en el partido”.  Porque pagarle, lo que es pagarle 255.600 euros al año, se le abonaron hasta el 31 de enero de 2013, cuando se publicaron las fotocopias fidedignas en EL PAÍS. Y, además, estar estaba. Porque también se le cubrieron a él y a su esposa los gastos de sus letrados Miguel Bajo y Alfonso Trallero. Fueron 275.000 euros hasta finales de 2011. Y 125.000 euros adicionales en 2012, después de que Rajoy llegara a La Moncloa. En total, pues, 400.000 euros de gastos de defensa. 

   En la mayoría de las preguntas, los dos testigos intentaron evitar rozar el delito de testimonio, amparándose en que no recordaban los hechos. O no les constaban.

    Iban, pues, bien asesorados. Se trata, asimismo, de evitar el riesgo de careos. El imputado tiene derecho a solicitar la diligencia de careo. Pero el juez instructor es el que decide. Si no hay una contradicción total, flagrante, o si existe otra manera de llegar a la verdad, suele desestimar la solicitud.

     Gómez de Liaño ha anunciado que quiere el careo entre Bárcenas y María Dolores de Cospedal, antes incluso de la declaración judicial de la secretaria general del PP. Ahora que ya conoce el testimonio de Arenas y de Álvarez-Cascos, tendrá que pensar si también lo desea entre su cliente y alguno de ellos.

    Las flores se las echaron a Lapuerta. Ellos nada saben sobre el sistema de donativos.

    Recuerda todo esto a aquella entrevista que concede Rajoy al periodista Carles Francino. El 10 de enero de 2010, en Hoy por Hoy:

     Rajoy: Hasta dónde yo sé, no hay financiación ilegal del PP

     Francino: ¿Y si se demostrase que la hubo? ¿Dimitiría?

     Rajoy: No dimitiría. Porque yo no lo he hecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s