Carta abierta a mi nieta

22 Jul

Queridisima nieta

No se que decirte cuando me preguntas sobre el hombre más poderoso de España y si considero que es el ejemplo de la perfección que todos tenemos que seguir.

Rajoy tendrá que explicarnos algunas cosas. Ya sé que opina que cuantas menos explicaciones mejor. No hay que enseñar. Es malo, porque cuando interesa ocultar mejor es estar callado. Solo hablan los que nada ocultan. Pero ante la insistencia de la pequeña algo le tuve que decir.

Resulta que este señor Rajoy lo elegimos por mayoría para que arreglara los desmanes que parece que tiene nuestra economía. Tuvo mala suerte, porque el número de personas sin dinero creció escandalosamente y no sabe como arreglarlo. Y eso que prometió que sería su primera prioridad. Claro que para él y su camarilla  lo  consiguieron gracias a un dinero un tanto sucio que le daba un tal Bárcenas. O sea que la falta de dinero de los españoles, por lo menos, se arregló allí arriba, entre los que mandan.

Y ese Bárcenas, ¿Quien es?, me preguntó la nieta Esa respuesta era fácil. Un tío listo, al que Rajoy encargó llevar las cuentas del partido que nos gobierna. Además de listo todos ellos son muy religiosos, siguen exactamente las enseñanzas de Jesús. Y le conté a mi nieta la parábola del mayordomo, que es lo más parecido al trabajo de Bárcenas:

1 Dijo también a sus discípulos: «Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y este fue acusado ante él como derrochador de sus bienes.
2 Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo”.
3 Entonces el mayordomo dijo para sí: “¿Qué haré?, porque mi amo me va a quitar la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.
4 Ya sé lo que haré para que, cuando se me quite la mayordomía, me reciban en sus casas”.
5 Y llamando a cada uno de los deudores de su amo, dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi amo?”.
6 Él dijo: “Cien barriles de aceite”. Le dijo: “Toma tu cuenta, siéntate pronto y escribe cincuenta”.
7 Después dijo a otro: “Y tú, ¿cuánto debes?”. Este contestó: “Cien medidas de trigo”. Él le dijo: “Toma tu cuenta y escribe ochenta”.
8 Y alabó el amo al mayordomo malo por haber actuado sagazmente, porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz.
9 »Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando estas falten, os reciban en las moradas eternas. (Lucas 16 1-9 )

Aquí y ahora, en España, el mayordomo del partido PP, recibía mucho más dinero sucio del que  podía decir en la contabilidad oficial y lo metió en una segunda contabilidad. Para que todos estuvieran contentos  repartió parte entre algunos directivos. Y como todavía sobraba mucho, el resto lo metió en un banco (suizo para más honradez) a su nombre.

Jesús lo hubiera ensalzado así como todos los que cobraron, tal y como pronosticó el Hijo de Dios.

A pesar de las buenas intenciones del mayordomo del PP, algo salió mal y aunque Rajoy le prometía que haría lo que pudiera, que fuera fuerte y que todo se arreglaría, el pobre mayordomo acabó en la cárcel. Tampoco puede considerarse que ésta sea la citada “morada eterna”, a pesar de que, aunque él si que repartió las riquezas injustas su jefe no se comportó como el hombre rico que citaba Jesús.

Volvamos al principio, ¿que le digo a mi nieta? Hay que seguir las enseñanzas de Jesús, por lo tanto imitar a Bárcenas que lo hizo bien (aunque acabó en la cárcel)  y no a Rajoy que lo hizo mal ( y sigue de Presidente del Gobierno).

Un beso de tu atribulado abuelo

Rafael

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s